Caves Bohigas

Caves Bohigas es una bodega elaboradora de vinos y cavas con más de ocho siglos de historia. Está situado en un enclave privilegiado de la "conca del l'Anoia", en Òdena, concretamente, a las cavas y viñedos de Can Macià, con más de 35 hectáreas de viñedo y 200 de extensión, entre viñedos, campos de cereales y bosques.

Con más de 800 años de antigüedad, Can Macià, clasificada de interés histórico y artístico, es apreciada por la belleza de sus edificaciones. Alrededor de la casa solariega -que mantiene el auténtico estilo de masía catalana- alzan los diferentes espacios de la bodega y las cavas, así como la capilla, que fue construida en 1922 en devoción a la Virgen de la Merced y que contiene frescos de Josep Pey.

Actualmente, en las cavas trabaja un equipo formado por catorce personas, y la producción anual se sitúa en torno a las 650.000 botellas, entre 560.000 botellas de cava y 90.000, de vino.

Para el mercado exterior, y desde hace trece años, Bohigas forma parte de Terra Nostra de Vinos, un consorcio formado por cinco bodegas de diferentes denominaciones de origen. Casi el 90% de la producción se distribuye en el mercado exterior.

Familia

Los primeros documentos de Can Macià (entonces llamado Mas Moragues) datan del siglo XIII.
 
Desde aquellos tiempos, la finca ha estado siempre en manos de la misma familia, aunque los apellidos han ido variando y con ellos, el nombre de la casa.
 
En 1933, Joan Vives Gibert reorganiza la estructura productiva de Can Macià para elaborar unos vinos espumosos criados en cava, que salen al mercado la Navidad de 1936.

A partir de ese momento, y hasta el día de hoy, continúa la tradición familiar sumando esfuerzos en innovación tecnológica y mejora de la calidad.

Hoy, Maria Casanovas Giró y su padre, Jordi Casanovas Bohigas, descendientes de la familia propietaria de Can Macià desde sus orígenes, llevan la dirección y la gerencia de la finca y la bodega. Ariadna Casanovas Giró, hija mayor de Jordi y hermana de María, ha colaborado puntualmente en la exportación. Por su parte, Victoria Giró -casada con Jordi, y madre de Ariadna y María-, es la propietaria de Can Batllevell, donde se encuentra una bodega moderna, de nueva creación, diseñado por la propia Victoria, que es arquitecto.